¿QUÉ ES LO QUE TENGO QUE SABER?

Te dan la buena noticia de que un pequeñín dentro de unos meses va a llegar a tu vida. De repente empiezas a pensar de todo, en todo lo que necesitas, la cuna, la ropa, la bañera, el carro,… entre mil cosas más. Mientras te echas las manos a la cabeza, porque no sabes por donde empezar, te preguntas. ¿Y que es lo necesario de verdad y lo menos necesario? He aquí la pregunta del millón…, hay cosas no muy importantes de las que podrías prescindir y luego hay cosas muy importantes de las que no. Una de esas es el saco.

LOS DIFERENTES TIPOS DE SACOS

El saco es una pieza fundamental para el paseo de tu bebé y niño.  Si es invierno, aunque haga mal tiempo,  vas a tener que salir a estirar las piernas o a pasear. Es importante que el bebé se airee ya que es muy recomendable para el y su salud. Por lo tanto, vas a necesitar un saco que lo mantenga a buena temperatura.

– Saco para el capazo:

Este saco es el primero que va a tener tu bebé. Ya sea invierno o primavera, incluso si los veranos son fresquitos, siempre vas a necesitar uno. Lo usarás desde recién nacido hasta los 4-5 meses o cuando vayas a pasar al bebé a la silla. Son anchos, con espacio suficiente para que tenga total movilidad.

Será parte de tu maleta del hospital, te lo llevarás a la clínica cuando vayas a dar a luz, para usarlo el día que os vayáis y poder llevarlo cómodamente. El saco para el capazo se convertirá en un indispensable en los paseos con tu bebé recién nacido.

– Saco para grupo 0 o maxicosi:

Muchas madres prefieren usar el porta bebé, que se utiliza de silla de coche, en los primeros meses del bebé. Para esta silla, existen los sacos específicos para el grupo 0, los universales tienen aberturas para 3 y 5 anclajes que hace que puedas adaptarlo a la mayoría de estas sillas.

– Saco para el carrito:

Este saco es el siguiente al del capazo. Cuando el bebé ya pueda quedarse erguido por si solo, cuando tenga entre 5-6 meses, tendrás que cambiarlo a la silla del carro. Momento donde cambiarás tu saco del capazo por el del carrito, más grande, adaptándose perfectamente a la silla. 

En Érase una vez, tienes una amplia colección de sacos para capazo y para carrito. Son universales, y se adaptan perfectamente a estos, incluyendo la silla ligera, que tendrás posteriormente, ya que no arrastran. Quedan fijos totalmente mediante un sistema universal de gomas y solapa.

saco capazo y saco carrito
¿CÓMO ELIJO EL MÍO Y CUAL ES EL QUE MÁS ME CONVIENE?
  • Mira que carro tienes y asegúrate que el saco que vayas a comprar sea compatible. Como ya te hemos comentado los nuestros son universales y se adaptan a la mayoría de los carritos del mercado. Si por casualidad ves que tu carro tiene otra forma que la común, consúltalo antes de comprarlo.
  • Fíjate en el grosor y tipo de saco, los hay polares o de algodón. Dependiendo de donde vivas tendrás que elegir uno u otro.
  • Comprueba que las aberturas de los arneses son horizontales, tanto en grupo 0 como en el de carrito. Los podrás sacar fácilmente y 
  • Es mejor si los sacos tienen cremallera para poder introducir al bebé o niño más fácilmente. En los sacos para el carrito será más cómodo que la tapa pueda quitarse completamente para poder usar la trasera de colchoneta si se necesita.
  • Que combine con tu carrito. Esto es importante para que te guste el resultado y estés cómoda. Date cuenta que vas a estar mucho tiempo usándolo y es mejor que te sea agradable a la vista.

Puedes encontrar la bolsa de carrito y todos los complementos a juego para que le des ese toque diferente y lo lleves a la última. ¡Tienes muchos estilos donde poder elegir!

saco capazo con bolsa

El saco es un sistema muy cómodo ya que no se mueve y aporta al bebé, seguridad y confortNo podrás salir a pasear sin el sobre todo en los días de invierno y en las noches de primavera y veranos fresquitos.

Esperamos haberte ayudado con este tema. Si sigues teniendo dudas siempre puedes ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos encantadas.